No os lo perdais! … “The Kennedys”

La semana pasada tuvimos el placer de poder asistir a la Inauguración de la Exposicion “The Kennedys” en la Galeria Loewe de Paseo de Gracia.

Muy recomendable ir a ver esta exposición no solamente por las fantásticas fotografias de este gran autor, sino por el espacio con el que cuenta Loewe en pleno corazon de la ciudad!

No os lo perdais!!!

….hasta el 16 de Noviembre en la Galeria Loewe de Paseo de Gracia.

IMG_6869    IMG_6872

IMG_6874Mark Shaw (1921-1969), uno de los grandes fotógrafos de moda de los años 50 y 60 y también uno de los grandes amigos de la familia real americana.

La complicidad era tanta que fue el único fotógrafo al que se le brindó la entrada en la Casa Blanca la fatídica noche del asesinato de Kennedy. Y las suyas son las únicas imágenes que existen del momento, también son las últimas que captó Shaw. “Tras el asesinato, cayó en una depresión y después no volvió a coger la cámara”, explica Tony Nourmand, editor de ‘The Kennedys, Photographs by Mark Shaw’ (Reel Art Press), volumen que recoge unas 250 de las fotografías a la familia Kennedy.

Muchas son inéditas, como las de la noche del magnicidio, o unas en las que aparece Jacqueline fumando o comprando en el colmado. Y otras se han visto muy pocas veces, como la instantánea que inmortaliza unas vacaciones de Jacqueline en Italia con los Agnelli. La fotografía, con la primera dama perseguida por los paparazi, “parece un fotograma de Fellini”, comenta Nourmand, que recuerda la nota que Jacqueline le escribió a Shaw antes del viaje: “Espero con interés el próximo mes, cuando iremos a Italia de vacaciones y recrearemos nuestra propia dolce vita”. Fue en 1962, y el viaje disparó rumores de un ‘affaire’ entre la primera dama estadounidense y el empresario y ‘playboy’ italiano Agnelli. Algo en lo que Nourmand ni entra ni sale.

La de Italia es una de las fotos preferidas del editor. Y otra de las inéditas, una en la que se ve a John John con pocos meses gateando junto a un jarrón, era la más querida por Jacqueline, que la llegó a comparar con una obra de Matisse y a amenazar con cortar las manos a todo aquel que la tocará o dejará sus huellas en ella. Pero hay más: imágenes familiares en la playa, en la Casa Blanca, en el domicilio familiar de Georgestown y en Virginia, en la casa familiar de la primera dama. “Había confianza entre los Kennedy y Shaw, se sentían cómodos juntos, y esto se nota en la naturalidad de las fotografías”, concluye Nourmand.